¿Cómo sanar los principales “dolores de cabeza” del proceso de Acreditación?

La Acreditación es, sin duda, uno de los procesos que demanda más recursos en las Instituciones de Educación Superior.

Coordinar de forma eficiente recursos, procesos, información, servicios y tareas es clave para demostrar la capacidad de la institución de autorregularse y de desarrollar una mejora continua, tal como lo exige la Acreditación, ya sea institucional, para carreras de pregrado o programas de postgrado.

¿Cuáles son los principales dolores de cabeza del proceso de Acreditación?

La asesoría continua y cercana a nuestros usuarios nos ha llevado a detectar los principales problemas con los que se encuentran los equipos de administración curricular al momento de realizar una Acreditación.

  1. Es un proceso reactivo: algunas veces no existe un área específica encargada del proceso, y la Unidad Académica debe reaccionar y activar este trabajo sin tener un apoyo de sistematización oportuna.
  2. Los criterios universales de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) no se adaptan a la realidad local: estos criterios no reconocen la realidad de cada organización como número de sedes, definición de términos y la forma de calcular un dato puede cambiar en cada institución.
  3. Hay procesos distintos para pregrado y postgrado: por ejemplo, mientras que para postgrado es relevante la universidad de origen de sus estudiantes, ya sea internacional o nacional y el mayor grado académico que han obtenido, para pregrado es un dato menos significativo saber el origen de sus alumnos en primer año.
  4. Los datos se encuentran disgregados y pueden ser inconsistentes: Consolidar en un solo lugar información que entregan los sistemas de matrícula, gestión de personas, datos académicos y curriculares, puede ser una tarea difícil si existen distintas definiciones o criterios para manejar los datos dentro de una misma institución.
  5. Hay información incompleta de los académicos: a veces encontramos un CV desactualizado, no hay recuento real de los papers desarrollados por los investigadores, y conseguir información sobre la participación de los docentes en actividades de extensión o vinculación con el medio es más compleja aún.

Por todo esto, en Ucampus desarrollamos y potenciamos módulos como el de “Indicadores de autoevaluación”, que permite la revisión continua y en línea de la información que existe en la base de datos curricular, de acuerdo a los informes solicitados por la Comisión Nacional de Acreditación; o Ucurriculum, que recolecta información sobre publicaciones desde ISI, SCIELO, CONICYT entre otros, y cruzándola con la propia información de Ucampus se puede elaborar automáticamente un curriculum que el académico puede validar en la plataforma.

Nuestro compromiso como Centro de Tecnologías es mejorar la calidad de vida de todos los integrantes de la comunidad universitaria donde estemos presente, apoyando la comunicación expedita a través de herramientas sociales; disminuyendo los tiempos de atención para la emisión de certificados, solicitudes varias; aportando a acortar los tiempos del proceso de titulación, y además mejora sustancialmente la calidad de la información, factor clave en los procesos de Acreditación.